Libro: Escuelas Creativas

Para esos maestros inquietos, que buscan siempre la armonía en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Otro viernes de hablar de libros fascinantes en la educación.

Dentro de mi propósito de vida que es aportar al cambio educativo, he leído varios libros que han sido grandes puertas hacia el conocimiento. En un mensaje que leí hace mucho tiempo decía; “ Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprender”, no hay nada más cierto en esas palabras. Educador que me lees, nunca dejes de aprender, te sorprenderás de lo mucho que lograrás en tu sala de clases si integras en tu vida el hábito de la lectura para ampliar tus prácticas educativas.

El libro Escuelas Creativas de Ken Robinson, mejor conocido como el hombre de la famosa charla TED “Cómo la escuela mata la creatividad”, “jamaquea”un poco los procesos educativos actuales y desenmascara el gran problema que existe en éstos.

Mientras el mundo va cambiando a pasos agigantados, todavía la educación a nivel mundial anda tratando de dar con esos procesos de enseñanza que vayan a la par con estos cambios. A esto se le suma la cantidad de profesores que no están dispuestos a cambiar su ‘fixed mindset’ a un ‘growth mindset’ y esto hace que el proceso sea mucho más pesado de lo que debería ser.

Ken Robinson se dió a la tarea de visitar varias escuelas de los Estados Unidos con problemas similares a los que enfrentamos todos en otras partes del mundo, escuelas con necesidades particulares, en zonas altamente riesgosas, donde la alta incidencia de violencia y ausentismo tenía a los profesores desmotivados y hasta cierto punto; de brazos cruzados, pero en todas las historias aquí presentadas siempre llegaba esta persona que se convertía en un “catalizador del aprendizaje”, creando grandes cambios dentro de las culturas escolares. ¿Cómo lo hacían? Creando una cultura de trabajo en equipo, todos enfocados en la meta por lograr, todos aportando de sus talentos para crear proyectos de impacto, tanto para la escuela, como para la comunidad en general.

Una cita de Ken que causó gran impacto en mí; “La base de la educación es el vínculo entre profesor y alumno, si esto falla el sistema también fallará”. Es que dentro de todo lo que vió Ken en estas escuelas, este era un factor clave: la relación de los profesores con sus alumnos, que evidentemente los niños aprenden más de las acciones y personalidad de los educadores, que de la materia que enseñan, eso está comprobado.

Ken nos menciona en su libro, cuatro funciones principales que los buenos profesores realizan y se repiten en cada uno de ellos:

Motivan a sus alumnos. Necesitan motivarlos, inspirarlos y entusiasmarlos creando condiciones en las que ellos quieran aprender.

Facilitan el aprendizaje. Los profesores deben tener un amplio abanico de destrezas y técnicas, saber cuando utilizar la técnica idónea es lo que distingue a los buenos profesores.

Tienen expectativas con respecto a sus alumnos. Las expectativas de los profesores influyen de forma determinante en el rendimiento de los alumnos, si los profesores les transmiten que esperan que lo hagan bien, hay muchas probabilidades de que así sea. Si, en cambio, creen que lo harán mal, también es muy probable que así ocurra.

Capacitan a los alumnos. Los buenos profesores no son únicamente instructores, son mentores y guías que deben ganarse la confianza de los alumnos, ayudarles a encontrar el rumbo en la vida y capacitarlos para creer en sí mismos.

En cierta manera, luego de leer este libro pude identificarme completamente con él y con la creación del proyecto Sin Recreo • Lab, pues de manera orgánica, sin conocerlas, trabajé estas funciones de manera instintiva, porque en algún momento sentí que ya no estaba siendo efectiva en mi labor como docente. ¿Cuántos de ustedes estarán sintiendo lo mismo, pero no lo exteriorizan por el temor a ser juzgados? ¿Cuántos han sentido que ya no son efectivos pero tratan de aparentar lo contrario para evitar ser la burla de sus compañeros “que lo saben todo”? Te invito a conseguir este libro y dedicarle un tiempo de tu atareada agenda, verás resultados muy positivos.

Muéstrate mortal, no lo sabes todo, el sistema y tu compañero tampoco, la ventaja de aceptar que necesitas mejorar es que siempre estarás innovando en tu espacio y emprendiendo desde él. La profesión de maestro es de constante cambio y reto, aprende y conoce de todo lo que no sabes y verás los cambios que podrás crear en tu sala de clases. Nadie lo sabe todo, y en la educación mucho menos, vive con la magia de siempre ser aprendiz. Evita a toda costa ‘caducar’.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.