Ahora me pregunto… ¿Para qué?

Luego de unos meses, re-comienzo a escribir… La primera oración es la más retante cuando estás retomando la escritura y tienes tanto que contar. Lo más que ayuda es dar ese primer paso, así que aquí voy.

Mi plan ha cambiado una vez más, la vida ha tomado otro giro, el camino ahora es otro. Mucha información importante llegó para tomar decisiones poderosas que cierran capítulos y abren el siguiente. Todo es perfecto tal y como es, la perspectiva es esta, siento armonía en este nuevo recorrido.

Mis preguntas han cambiado, ya no son ¿por qué? ahora son ¿para qué? Ya no soy la víctima de mis circunstancias, soy la mujer que recuerda, también la estudiante eterna, soy la mujer que a través de los giros y sorpresas de la vida ha decidido caminar en plena confianza.

Cerrando el 2020 y comenzando el 2021 con una nueva pérdida de embarazo, enfrenté el miedo a conocer que ocurría en mi cuerpo físico que impedía el desarrollo de una nueva vida en mi, miré a la cara el problema y llegaron las respuestas. Hoy sé lo que sucede y también el para qué. Ha sido un recordatorio para asumir responsabilidad de lo que debo sanar para mi bienestar y sobre todo un acto que ha desembocado en la libertad de mi alma.

Pasando este momento, dos meses luego, llega una oportunidad familiar, una contestación del universo a una petición que habíamos hecho hace años, en búsqueda de explorar y expandir nuestros horizontes. Llegó en el momento que menos la esperábamos, las preguntas y preocupaciones no se hicieron esperar, pero volvimos al centro, a la pregunta importante, ¿Qué nos dice nuestra intuición y corazón? Inmediatamente nos llegó la respuesta, igualmente un recordatorio amoroso de la responsabilidad que tenemos de seguir lo que nuestra alma busca, aunque para muchos no haga sentido, aunque tengamos que dejar atrás lo que hemos construido hasta ese momento, aunque parezca una locura.

Cuando me pregunto el para qué de todo lo que he vivido en este proceso de cambios, que más adelante te compartiré en reflexiones, sin duda alguna ha sido sobre todo un ejercicio para trabajar el desapego amoroso, para seguir recordando que no tengo el control de todo, para confirmar lo que sí deseo cultivar y lo que no deseo seguir cultivando para mi vida. Han sido sucesos reveladores, incómodos, pero necesarios.

Hoy ando escribiendo desde otra latitud, con una “puertorriqueñería” encima que pues no me la despinta nadie, pero completamente deseosa de aprender en este otro lado del mundo todo lo que añada valor a mi camino, a mi familia, a mis amiges, a mis proyectos y a las nuevas personas que llegan en este perfecto hoy.

Ya arranqué a escribir… taraaaaan. Espera el próximo…

Y bueno si quieres escuchar cómo desempaqué mi experiencia de pérdida en lecciones de amor propio, tienes que escuchar este episodio del podcast Tersa Talks. Pronto estaré retomando los episodios en este podcast.

¿Cuántas veces la vida te ha cambiado tu plan? ¿Qué te has preguntado? Cuéntame en los comentarios, sus mensajes e historias me sostienen en este proceso.

Les Leo;

Betsy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s